El cambio del cine para adultos con el pasar de los años

El cambio del cine para adultos con el pasar de los años

¿El prono siempre ha sido un negocio indecente nada más?, tal vez, puede que no, si regresamos en el tiempo y recordamos el auge de las películas porno sin mucha tecnología en los años 70, esa época de voluntad y liberación sexual femenina, películas de bajo presupuesto pero que fueron el boom de ese tiempo con interpretaciones nada fuera de lo usual. El mundo de la interpretación es, en líneas generales, un mundo lleno de impedimentos donde asegurarse un futuro profesional es tarea difícil. Pero todavía resulta más difícil ser actor en la industria pornográfica actual y pretender vivir de ello. El trabajo de actor porno ha pasado por varias fases, desde ser un trabajo vergonzoso y señalado por muchos, siendo más tarde uno de los trabajos más cotizados y hasta la actualidad, donde se ha convertido en uno de los trabajos más devaluados y con más personas que no son profesionales.

¿Qué pasó con esta industria ahora? El porno se puede explicar con una palabra sencilla, “Internet”. La llegada de Internet ha supuesto para esta industria su gran “debilidad”, pues se ha pasado de comprar o alquilar las películas en vhs o dvd a acceder de manera gratuita y de forma ilimitada a prácticamente todos los contenidos audiovisuales pornográficos. Esto conlleva, a que el sueldo de los actores haya disminuido drásticamente. Cabe destacar, hay muchas maneras de dedicarse a esta industria sin realizar ninguna película con una productora. Desde webcams en las que expones tu cuerpo previo pago de los usuarios que te ven, hasta incluso tu propio video amateur que luego vendes.

Los sitios de pornografía no tienen competencia en la Web a nivel mundial en los últimos años, cada 8 de cada 10 personas consumen pornografía a través de distintos dispositivos móviles de forma esporádica.

Pornocracy un documental que muestra la realidad del cine porno actual

Por lo que la periodista , cineasta y ex actriz porno Ovidie muestra un documental llamado “Pornocracy” donde manifiesta como esta industria abocada al canibalismo financiero propio de Wall Street, que utiliza las estructuras informatizadas el “internet”, ahora doblemente pervertidas para atraer y conseguir millones de visitas a costa de explotación de aquellos que protagonizan las películas. Este capitalismo extremo se ha traducido en un enfermedad sin límites del mundo laboral, en el porno se ha multiplicado, obligando a las actrices y actores a realizar actos extremos para lograr popularidad a través de violencia.

El porno como complemento salarial a veces humillante

Lo que provoca que esta profesión, tan respetable como cualquier otra, se haya convertido en un complemento salarial, una profesión de la que puedas vivir todos los meses. Todo esto sin contar todas las innovaciones y accesorios eróticos cuanto menos curiosos, a los que tienen que estar expuestos los actores, que en algunos casos, toca la humillación.

Como el internet ha facilitado el acceso a la pornografía y sus variantes no tan respetables. ¡Interesante no! ¿Qué te pareció nuestro artículo? Comparte Tu opinión con nosotros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *