La educación y los beneficios que le aporta el cine

Para muchos, el cine resulta tan cautivante, sublime y misterioso como lo es cultivar semillas de marihuana para quienes desconocen el oficio. Si se desea darle una funcionalidad al cine, este se comporta como una fuente de información que nos posibilita ir más allá en el estudio de una sociedad, y ello es posible ya que nos permite adentrarnos en diversas sociedades con lo que observamos su manera de organizarse, sus relaciones, es decir, otras culturas. Pero el cine puede con mas pues se encarga de hacernos posible un viaje en el tiempo, al pasado, en el presente y también al futuro. Se trata de una herramienta excelente con la que podemos ser capaces de crear historias, ideas, valores, mundos, pensamientos, normas, críticas, entre otros.

El cine se presenta como un recurso pedagógico, pero además didáctico de excelente calidad presto para la iniciar el uso del cine como herramienta pedagógica el educador se debe encargar de suministrar y orientar el contenido a ser presentado estimando las recomendaciones y cuidados que sean pertinentes con la edad del público a quien se dirige. Para iniciar a los grupos escolares en el empleo del cine, se comienza viendo películas que resulten entretenidas con el fin de que los niños realmente lo disfruten pues mediante las películas que contienen fantasía y aventuras pueden ayudar con el desarrollo de su curiosidad, imaginación, creatividad, entre otras fortalezas.

Ver, mirar y observar una película, nos hace ser parte de ella y más aún si alcanzamos a desarrollar lazos que nos vinculen con el protagonista, ya que tal vínculo podría utilizarse con el fin de que el estudiante haga empatía con el personaje y pueda aprender a solventar diversos conflictos cada uno de sus días y poder notar cuando hay otras personas en esa misma situación o similar.

De acuerdo a algunos autores conocedores del tema, el empleo del cine en un salón de clases puede hacerse de dos maneras:

La primera se enfoca hacia ver el cine como un espejo de la sociedad donde se produce, a través del cual se desarrollan los diversos estereotipos que se muestran de manera más habitual. Desde tal posición, se pueden realizar críticas de distintos tópicos o costumbres sociales que se considera, no se deben seguir manteniendo, como por ejemplo representar situaciones que ocurren habitualmente a las personas.

Y la segunda se refiere a que el cine es un generador de modelos tanto buenos, como malos si se orientan hacia los valores e ideologías, pero también hacia las pautas diseñadas para las actitudes. En todo caso, si eres un facilitador o docente y deseas conocer la mejor manera de emplear el cine con tu grupo, es recomendable que indagues más sobre el contexto y posibilidades que este puede brindarte. Busca en Internet el mundo de opciones y clasifica las distintas películas que dependeran de la edad a la que se dirige, pero además también se pueden agrupar por materias, como ciencias sociales, educación en valores, matemáticas, entre otras, con lo cual te facilitas la labor de búsqueda.