Las joyas más importantes del cine

Mientras vemos una película, muchas veces no centramos nuestra atención en la trama de la misma, por lo que a veces pasamos detalles por alto que pueden tener un impacto dentro de la misma historia que se está desarrollando, como pueden ser las joyas. En muchas películas son los accesorios que utilizan algunos de los protagonistas los que llaman nuestra atención, aunque en otros casos son el eje central de una película llegando a ser piezas trascendentales y emblemáticas en el cine.

Gracias a esto, las joyas juegan un papel importante a la hora del rodaje de una película. Los directores de cine y encargados de vestuario son también los encargados de buscar y emplear a las grandes casas de joyas como Alba de Tous, Cartier, Tiffany & Co, Chopard, etc, para la creación de piezas personalizadas que se mostrarán en la película, pensando en la potencial trascendencia e importancia que tendrán en la historia. Estas joyas se transforman en piezas reconocibles e incluso se vuelven referentes de las producciones cinematográficas. Algunas de las joyas más conocidas hasta el momento son las siguientes:

El collar El corazón del océano de Titanic de James Cameron en 1997. Es una de las joyas más reconocibles ya que ese collar tiene un enorme diamante azul con forma de corazón, sale en una de las escenas más famosas donde el personaje de Leonardo Di Caprio retrata al personaje de Kate Winslet solo con el collar.

El Anillo único en la saga El señor de los anillos de Peter Jackson, 2001-2003. Es un anillo de oro que con el calor deja ver una inscripción que dice “un anillo para gobernarlos a todos. Un anillo para encontrarlos, un anillo para atraerlos a todos y atados en las tinieblas”. Es una de las claves fantásticas dentro del argumento que encontramos en los libros de J.R.R. Tolkien y en dichas películas.

Los diamantes de Los caballeros los prefieren rubias de Howard Hawks, 1953. Los vemos en plena acción cuando Marilyn Monroe canta “los diamantes son los mejores amigos de la mujer” con aquel vestido rosa chillón de seda que está adornado con una gargantilla de diamantes, además de dos pulseras y un anillo con un diamante llamado The moon of Baroda.

El collar de rubíes de Pretty woman de Garry Marshall, 1990. Este collar es el punto culminante en la transformación que tiene el personaje interpretado por Julia Roberts. Es un collar formado por 23 rubíes con forma de pera, rodeados por diamantes, y fue creación del joyero francés Fred Joaillerie.

El broche camafeo de Lo que el viento se llevó de Victor Fleming, 1939. Es el broche que llevaba Vivien Leigh, una pieza que perteneció a la madre de la diseñadora del vestuario de la película. Fabricado en oro y su imagen representaba una figura humana volando sobre un pájaro.

El collar de diamantes en Moulin Rouge de Baz Luhrmann, 2001. Es un collar de diamante que le vemos a Satine, el personaje que interpreta Nicole Kidman y es considerada la pieza de joyería más cara que se ha hecho para una película. Tiene 1.308 diamantes que suman 134 quilates.